En el post anterior, hacíamos una introducción a los diferentes diámetros, longitudes y curvaturas que pueden tener las extensiones de pestañas. Sin embargo, nos dejábamos algo de información en el tintero para contaros en profundidad sobre las curvaturas que podemos encontrar.

La curvatura es la forma que coge la pestaña. Les atribuimos nombres de letras según a cuál más se parecen. En el siguiente dibujo veremos todas las posibles opciones y cuáles son sus funciones.

  • Curvatura J: Es la extensión más recta que existe en el mercado. Es específica para aquellos clientes que no buscan un efecto muy curvado.
  • Curvatura B: Es una curvatura muy común. Es un poco más pronunciada que la anterior. Se adapta a casi todo tipo de pestañas naturales. Es un buen aliado para los inicios ya que nos hace el trabajo más fácil.
  • Curvatura C: Es una extensión con una curvatura más pronunciada. Es muy popular entre las clientas y aporta un efecto más marcado.
  • Curvatura D: Es una de las últimas en aparecer y tiene una curvatura muy marcada, que satisface a clientas que busquen un efecto mayor a las C.  Es un poco más difícil de adaptar en el pelo natural si el cliente tiene una pestaña muy recta.
  • Curvatura L: Este tipo de extensión tampoco tiene mucho tiempo y apareció para adaptarse a aquellas clientas con pestañas muy rectas. Son sin duda, las mas complicadas.

Las más usadas son la C y la D, dos volúmenes que podrás encontrar en nuestra tienda online, tanto para los servicios de extensiones clásicas como volumen.

Atentos a nuestros próximos posts, os contaremos en detalle sobre las diferentes curvaturas que podemos encontrar dentro de las extensiones de pestañas. ¡Os esperamos cada lunes con los mejores consejos sobre extensiones de pestañas o brow shaping, entre otras técnicas! Mientras, no olvidéis seguirnos en nuestras redes sociales: Instagram y Facebook.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.